¿De dónde vienen los estores enrollables?

Tendencias en Decoración e Interiorismo 2017
21/09/2017
Especial Octubre – Estor dual noche y día
04/10/2017

Los estores que pueden llegar a tu casa llegan desde nuestra tienda LCP Decoración, pero si os preguntáis cuál es la historia y el origen de este producto, aquí os traemos los resultados de nuestra investigación.

Los primeros estores enrollables fueron los de la firma Scotch Holland, a principios del siglo XVIII. Se fabricaban con lino Holland que provenía de los Países Bajos, pero el mecanismo enrollable se produjo por primera vez en Glasgow, Escocia, patentados por James Louis Robertson y John King, por eso el nombre de la marca “Scotch Holland”.

Antes de ser utilizado para los estores, el resistente lino holandés se blanqueaba, teñía y se almidonaba. Después de secaba y se estiraba con sólidos travesaños de madera. El proceso de producción del tejido duraba alrededor de 10 días.

ScreenShot2015-03-18at11.09.43AMLos primeros estores enrollables de Scotch Holland no tenían un mecanismo de muelle. En su lugar, cuando el estor estaba echado, el tejido se plegaba en el alféizar de la ventana. Para recoger el estor tenías que tirar de un cordel que estaba unido a una barra superior, y del mismo modo que las persianas alicantinas, tenias que atar el cordel en un taco alrededor de la ventana.

 

En su origen, los estores enrollables tenían un perfil de madera superior y otro perfil inferior que se cosía al tejido. Los laterales se cosían a mano para evitar que se deteriorara la madera. Se fijaban unas grapas metálicas en cada extremo del mecanismo de madera y la estor se instalaba en la pared con pequeñas bridas de latón.  La marca continuó fabricando los estores según la tradición hasta finales de los años 80.

El estor enrollable actual que conocemos se patentó por primera vez en Estados Unidos en el siglo XIX. El diseño original fue patentado por el padre, tío y hermano de Stewart Hartshorn, quien, junto a su padre, fundó la empresa Stewart Hartshorn Company en Nueva York y fabricaba estores enrollables con muelles.

En 1864, Stewart Hartshorn patentó un diseño que mejoró el diseño inicial utilizando un mecanismo con una carraca y un trinquete. Este diseño fue el precursor de los estores actuales que vendemos en nuestra tienda online de estores, con sistemas de aluminio y que permiten abrir o cerrar el estor de forma fácil y práctica.

 

 

 

Mientras, en la Inglaterra victoriana, la compañía británica Tidmarsh patentó su propia versión del mecanismo del estor en 1880. Hoy en día, la empresa sigue existiendo y utiliza el mismo mecanismo que se ha instalado en edificios públicos históricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *